• Mum's Shelter

Amabilidad no permisividad


Muchas veces cuando hablamos de Disciplina Positiva, sobre todo si no se conoce muy bien su filosofía, se mal entiende amabilidad con permisividad. No voy a mentirles, la línea entre una y otra es fina y cuando estamos siendo amables con nuestros hijos nos entra la duda si no estamos traspasando la línea y nos hemos convertido en permisivos.


Hoy en este post les voy a contar que es la amabilidad según la disciplina positiva y como poder aplicarla en nuestra crianza.


¿Qué es ser amables?


Para comenzar tal vez nos sirva preguntarnos que no es ser amables no nuestros hijos. Los errores más comunes cuando intentamos ser amables con nuestros hijos suelen ser consentirlos, rescatarlos y sobreprotegerlos.


¿Pero cómo evitar estos errores?


Ser amables no implica darle todo lo que nuestro hijo quiera para de esta forma evitar una confrontación. Darle todo lo que pide o ceder ante todas sus demandas no es ser amable porque no siempre es respetuoso con el niño o con nosotros mismos. Debemos analizar la situación y descubrir si acceder a sus peticiones es realmente respetuoso. La amabilidad pasa sobre todo por este gran pilar de la Disciplina Positiva, el RESPETO.


Ser amables tampoco implica rescatar a nuestro hijo. Ser amable con nuestro hijo también es confiar en sus capacidades, y dejarlo aprender de sus equivocaciones. Si nosotros nos encargamos de solucionar todos sus problemas no estamos siendo respetuosos con nuestro hijo, ni le estamos dando la oportunidad que aprenda que es capaz de solucionar solo sus problemas y conflictos. Debemos confiar y respetar a nuestro hijo en sus tiempos y procesos de aprendizaje.


Protegerlo contra cualquier decepción tampoco es ser amable con nuestro hijo. Nuestro hijo debe desarrollar sus "músculos de la decepción" y para ello debe enfrentarse a ella y aprender cómo sentir y actuar en esos momentos. Esto no quiere decir que dejemos a nuestro hijo solo sintiendo la decepción, eso tampoco sería amable. Debemos acompañar a nuestro hijo en su proceso, validando sus sentimientos y haciéndole sentir que lo comprendemos, pero debemos también confiar en que ellos podrán superar la decepción y que serán capaces de superarla.


¿Cómo conseguir ser Amable y no Punitivo en los conflictos?


La mayoría de las veces nos sucede que en un conflicto con nuestros hijos somos nosotros mismos los que nos hallamos con sentimientos encontrados, donde queremos ser amables pero al sentirnos violentados por las actos de nuestros hijos nos es difícil ser amables y terminamos siendo punitivos.


Para conseguirlo debemos detenernos y ser conscientes de la situación en la que estamos. Entender que es lo que realmente quiere nuestro hijo y a partir de ahí con calma actual de forma respetuosa hacia el niño y hacia nosotros. Pero esto no lo podemos lograr de la noche a la mañana, hemos sido criados en una sociedad punitiva y nuestro primer impulso suele ser castigar o regañar al niño por su acto o comportamiento.


Por ello es importante aprender a frenarnos y analizar, esperar a estar en calma para poder tomar decisiones respetuosas y amables. Esto requiere nada más y nada menos que practica, asi que no te desanimes si el primer dia que lo intentas no te sale perfecto. Hasta la madre más versada en Disciplina Positiva tiene momentos en que pierde los papeles.


No existe la perfección, recuerdalo cuando no logres actuar como deseas. El error nos enseña, por ello es importante que cuando erramos, cuando perdamos los papeles, seamos también conscientes y analicemos qué es lo que no hemos realizado correctamente, de esta forma aprenderemos de ese error y la próxima vez nos será un poco más fácil actual como deseamos.


Para ser amables debemos conocernos a nosotros mismos. De esta forma podremos respetarnos y respetar al otro y hacernos respetar por los demás. Consiguiendo esto no solo conseguimos tratar con amabilidad a nuestros hijos. Servimos de modelo para que ellos aprendan no solo de lo que decimos, si no sobretodo de cómo actuamos.


Recuerda que todos somos seres imperfectos, así que no te compares con otras personas. Emprende tu propio camino de crianza, uno que es solo tuyo.


Diseña tu maternidad a tu medida.


42 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
  • facebook
  • instagram
  • pinterest
  • YouTube

By Eleonora Gaydou. Proudly created with Wix.com

  • facebook
  • instagram
  • pinterest
  • YouTube