¿Quieres estar al tanto

de todas las novedades?

  • Mum's Shelter

El embarazo y sus maravillas

Actualizado: mar 31

No debo ser la primera que habla sobre estar embarazada y lo idílico que es hasta para una que ya experimentó estarlo. Hoy me parece gracioso tener un recuerdo de mi primer embarazo casi perfecto, a pesar de haber tenido 11 kg de retención de líquidos al final y parecer una bola gigante. Pero supongo que es lo que todos hacemos cuando algo con un final asombroso termina, borramos las cosas incómodas, los problemas y nos quedamos con lo bueno y lo bonito del momento, puro instinto, aunque puede deberse también a la pérdida de memoria que una tiene cuando está embarazada.


Pasado el umbral de las 15 semanas las náuseas se fueron y los dolores de piernas y espaldas comenzaron. Por supuesto tampoco los recordada tal como son realmente. Para caldear el tema, nunca mejor dicho, este verano es extremadamente más caluroso que los anteriores, y ya habrán oído hablar de que el embarazo y el calor no van de la mano precisamente. El tener a un ser vivo desarrollándose dentro tuyo, a parte de ser algo maravilloso, es como tener una estufa encendida permanente en el vientre que irradia calor al resto del cuerpo, algo que no viene muy bien con las temperaturas actuales de 34ºC. Pero bueno, el verano dicen no es eterno, crucemos nuestros dedos para que algún día el frío, relativo en la Costa del Sol, vuelva.

A diferencia del embarazo anterior, en el que como primeriza me comí todo lo que era masticable y estuviera a mi alcance, en este intento cuidar mi alimentación… He tenido algún que otro desliz pero todo dentro de lo normal. No me obsesiono mucho, tengo que reconocer que Maxi siempre está ahí cuando empiezo a subir esa escalera, pero si controlo mi peso casi todos los días para ver si me mantengo dentro de los estándares saludables. En mi primer embarazo engordé muchos kilos, no quiero decir cuántos porque la verdad es que me da un poco de vergüenza, pero fueron muchos. Con este embarazo voy adquiridos lo que se considera normal, ya veremos como termina. Pero si he quitado de mi cabeza la frase “una embarazada debe comer por dos” porque la que se queda con todos los kilitos que te aportan los chocolates, los quesos y las tartas sos vos, el bebé sale ileso de esa batalla. Procuro comer mucha fruta y verdura, es verdad que me es fácil, porque con las restricciones que tiene una embarazada hoy en día a la hora de comer no queda mucho. Yo igual me doy algún que otro lujo y de vez en cuando como jamón serrano, que sea del bueno, quesos blandos, más de lo que tendría pero es que me pueden, y

Igualmente y dentro de lo que cabe no puedo quejarme de tener embarazos problemáticos ni con muchas incomodidades, si es verdad que tengo muchos calambres durante las noches y que la circulación de la sangre empieza a hacerse más costosa. Dormir boca abajo es un lujo que tardaré en volver a experimentar y las visitas al baño se acrecientan gracias a que mi vejiga tiene cada vez menos lugar.

Pero hace ya unas cuantas semanas que el Porotito dentro mio se mueve y me recuerda que está ahí dentro con muchas ganas de conocernos. Todavía quedan grandes cambios por venir en el embarazo algunos los recuerdo y otros supongo que me sorprenderán nuevamente. Pero de lo que estoy segura es que ni bien vea al Porotito volveré a olvidarme de todos los problemas, inconvenientes e incomodidades que genera un embarazo y me quedaré con el recuerdo de las pataditas, las caricias llenas de amor que le daba a la panza y esa sensación maravillosa de que dentro mio se esta gestando otra de esas personitas que me harán entender la palabra “amor” como nadie, excepto un hijo, puede hacerlo.

#Embarazo #esperandounhijo #patadas #mamá #experiencia #Madre #embarazada #sentimiento #nauceas

1 vista
  • facebook
  • instagram
  • pinterest
  • YouTube

By Eleonora Gaydou. Proudly created with Wix.com

  • facebook
  • instagram
  • pinterest
  • YouTube