¿Quieres estar al tanto

de todas las novedades?

  • Mum's Shelter

La importancia del tiempo en pareja

Cuando nos convertimos en madres nuestro centro de orbitación cambia. Lo que antes nos parecía importante ahora pasa a un segundo plano. Y es normal, nuestros hijos son nuestra prioridad para proteger y educar.


Criarlos se convierte en un trabajo de 24 horas, porque seamos sinceros, quien vuelve a dormir profundamente los primeros años de vida de tus hijos. Hasta dormida estas atenta por si alguno se despierta o necesita algo. es el instinto de protección y es lo más natural del mundo.


Nuestro deseo es disfrutarlos, construir una relación con ellos, conocer quienes son y acompañarlos en su camino de descubrir quienes quieren ser.


Nuestra familia deja de ser de dos para convertirse en tres, y algunos nos volvernos locos y terminamos siendo cinco. Y aprendes a quererlos tal cual son y respetar sus tiempos y sus intereses.

Pero a veces en ese hermoso proceso nos olvidamos de un integrante de la familia. Y no digo olvidarnos en el sentido literal, hablo de que dejamos de reservar tiempo para pasar con esa persona. A veces con la rutina diaria olvidamos pasar tiempo con nuestra pareja. Olvidamos seguir conociéndola, seguir descubriendo que es lo que les interesa y compartiendo momentos juntos, dejando a un lado nuestro rol de "progenitor" y disfrutando con nuestro rol de "pareja".


Para volver a ponernos al día, para entender que está viviendo la otra persona y para poder seguir construyendo nuestra relación. Porque al fin y al cabo la realidad es que esa persona es la única en toda nuestra familia que hemos elegido nosotros.


No elegimos a nuestros hijos, ni a nuestros padres, abuelos, tíos, sobrinos, cuñados. Todas esas personas entran en nuestra vida y en nuestra familia sin que nosotros tengamos siquiera voz ni voto. La única persona que podemos elegir es nuestra pareja. Es la persona con la que decidimos pasar nuestra vida. Y por ello que es la única persona que puede dejar de ser parte de nuestra familia. Y no me malinterpreten, si en algún momento uno no quiere vivir más su vida con esa persona por supuesto puede y debe tomar la decisión de no hacerlo. Pero si nuestra intención es conservar a esa persona en nuestras vidas y familia debemos darle la importancia que se merece y debemos construir cada día nuestra relación con ella.


Hay mil historias de parejas que al tener a sus hijos se enfrascan tanto en la crianza de estos que dejan de saber quien es la persona que duerme a su lado. Y que cuando los hijos se van de casa se miran el uno al otro y no se reconocen. Normal, Yo no soy la misma Eleonora que cuando nos conocimos con Maxi. Mis intereses cambiaron, mi forma de hacer las cosas cambió, y mi forma de ver el mundo también. Las personas evolucionan, cambian, y si no nos interesamos por estar ahí y conocer esos cambios terminaremos por no conocerlos en absoluto y luego volver a construir una relación con esa persona puede ser muy difícil.


Es por ello que es muy importante en la vida familiar destinar tiempo para estar solos y disfrutar juntos. No necesita ser algo muy especial, no necesitamos producirnos o estar de punta en blanco. Puede ser simplemente tomar un té y charlar antes de irse a dormir. Puede ser pasear cogidos de la mano solos, sin tener que correr detrás de los niños. Pero debe ser un momento solos, donde no haya otras personas que interfieran, y sobre todo sin nuestros hijos, porque cuando ellos están tenemos la luz de alarma encendida y no podremos ofrecerle toda nuestra atención.


Lo más importante realmente es pasar tiempo juntos para seguir descubrirnos y disfrutarnos.


Así que te animo a planear una cita con tu pareja mínimo una vez al mes, una de esas inamovibles. Deja los niños con alguien y disfruten de un tiempo juntos.


Déjense llevar y ¡Diviértanse!

23 vistas
  • facebook
  • instagram
  • pinterest
  • YouTube

By Eleonora Gaydou. Proudly created with Wix.com

  • facebook
  • instagram
  • pinterest
  • YouTube